Tarjetas de visita: creatividad de mano en mano

Tarjetas de visita: creatividad de mano en mano

Tarjetas de visita: creatividad de mano en mano

En la era de lo digital todavía hay fórmulas sencillas y palpables que siguen dando sus frutos. Las tarjetas de visita siguen siendo una de las grandes herramientas de marketing desarrolladas jamás y un elemento clave para reforzar la marca persona. Aprovecharlas bien para destacar sobre el resto puede marcar la diferencia, tu diferencia.

Sigue funcionando ése entregar de mano en mano tu tarjeta de visita con los datos básicos para estar localizado y/o ofrecer tus servicios cuando coincides con otro profesional o un potencial cliente o en eventos, conferencias o encuentros de networking por ejemplo; pero como todo, en estos tiempos, se impone hacerlo de manera más original, mucho más allá de una tarjeta clásica de papel con fondo blanco.

Hoy en día se impone entregar creatividad de mano en mano para dejar huella y por ello ese trocito de papel ha evolucionado del clásico formato de 8,5 x 5,5 cm a otros tamaños y formas e incluso a otros materiales más allá del papel como pueden ser el cartón, la madera, el metal, el plástico, el vidrio… Los límites se han roto en esta herramienta del marketing personal porque lo que está en juego es destacar por encima del resto, diferenciarse con esa primera impresión dada en mano y hay ejemplos, muchos y muy buenos, ideas de lo más variopintas que se recogen en la extensa recopilación de ejemplos en el Storify que acompaña este artículo.

Cinco claves a la hora de diseñar tarjetas de visita

Antes de ver la recopilación de ideas originales que pueden servir de pista a la hora de crear nuestras propias tarjetas de visita o business card, conviene recordar algunos puntos clave que no se deberían descuidar a la hora de pensar en el diseño y la fórmula mágica de esa tarjeta que tanto puede hacer por nuestra marca personal o empresarial.

1.- Diseño sí, funcionalidad siempre. ¿De qué sirven las tarjetas de visita si se nos olvida el objetivo principal? Una tarjeta por muy innovadora que sea debe cumplir con el objetivo de dar a conocer quiénes somos o lo que hacemos. Esto puede ser de una forma clara describiendo en dos o tres palabras (no muchas más) a qué nos dedicamos o qué ofrecemos o incluso bastaría con nuestro lema, o bien de una forma mucho más conceptual integrando en el diseño mismo de la tarjeta lo que somos, lo que hacemos o lo que pretendemos de una forma más sutil, subliminal y creativa. Si contamos con un logotipo siempre es bueno que aparezca para reforzar la marca.

2.- Datos de contacto. El fin principal de las tarjetas de visita es que puedan contactar con nosotros así que por mucho que se innove en el diseño es básico que figuren nuestros datos de contacto. Esto no significa que tengamos que hacer un tablón de anuncios indicando todas y cada una de las formas por las que pueden localizarnos y más cuando las redes sociales lo tienen todo copado y la mayoría de personas y empresas cuentan con perfiles en muchas de ellas. Siempre al menos hay que indicar una forma de contacto que bien puede ser el teléfono o un correo electrónico, aunque lo ideal serían ambos datos. Teniendo en cuenta que a veces no es necesario dar tu teléfono a todo el mundo si es personal, puede no figurar en las tarjetas de visitas pero si no lo incluyes debes poner un canal por el que el contacto sea fluido y el correo electrónico es la mejor alternativa. En caso de contar con una web o blog incluye la url y en el caso de las redes sociales un máximo de tres a incluir estaría bien siempre que la presencia en las mismas sea constante.

3.- La calidad de las tarjetas suma puntos. Entregar en mano una tarjeta de calidad, con un buen gramaje o con un diseño atractivo es una apuesta segura para dejar un buen recuerdo en la persona a la que se la entregas. Si la almacena en su tarjetero y la nuestra destaca en calidad tendrá una vida más larga sin estropearse, si destaca en color será más visible y si destaca en forma se distinguirá a un simple golpe de vista, si aúna las tres cosas ¡bingo! tu tarjeta habrá ganado un sitio privilegiado al haber causado una impresión inmejorable.

Siempre es posible contar con el diseño de unas tarjetas de visita más ‘básicas’ y otras de mayor calidad para entregar allí donde nuestra intuición nos diga que hay un profesional o potencial cliente que puede ser verdaderamente importante. Lo suyo es contar siempre con las mismas pero eso irá en función del presupuesto con el que se cuente para ello.

4.- Diseño integral. Si dicen que la vida tiene dos caras y en función del diseño la mayoría de tarjetas también, ¿por qué no usar ambas caras si una de las primeras cosas que hacemos cuando nos entregan una es girarla? Es bueno pensar en un diseño atractivo que combine todas las posibilidades, que combine colores, imágenes, tipografía, por eso dejar ‘en blanco’ una cara al completo no parece la mejor opción aunque en una tarjeta en papel/cartón es recomendable el viejo truco de reservar una pequeña parte de la tarjeta sin nada para que cualquier persona pueda hacer alguna anotación en ella.

5.- La originalidad es un plus. Con todo lo que hemos visto está claro que hoy en día no basta con usar las tarjetas de visita para darse a conocer como se ha hecho siempre si no que lo suyo es darse a conocer provocando impacto. Para conseguir esto hay que alejarse de diseñar tarjetas al uso o mediante plantillas predeterminadas, aunque como siempre es una opción. Si nosotros somos únicos y/o nuestra empresa es diferente a cualquier otra ¿por qué usar exactamente lo mismo que otros para crear nuestra tarjeta de presentación? No es necesario ponerse a crear un diseño que rompa todos los esquemas, que si se consigue genial, lo principal es que seamos originales y mostremos los que nos distingue y esto puede ser simplemente usando y combinando bien nuestros colores corporativos, nuestros logos o imágenes propias, pensando en un tamaño o forma de tarjeta diferente al habitual y así de forma simple darle un aire nuevo y original lejos de las plantillas que por ahorrar tiempo en la confección del diseño, dan una imagen clonada a otras miles de tarjetas.

Estos cinco pasos no son más que aplicar el sentido común a una herramienta de marketing que a día de hoy sigue muy vigente. Con estas ideas claras es el momento de buscar la inspiración a través de este recopilatorio en Storify de imágenes de tarjetas de visita curiosas, atractivas, diferentes y terriblemente originales que depositan la creatividad de mano en mano para causar una buena impresión.