Las Creative Commons y el Safe Creative

Las Creative Commons y el Safe Creative

Las Creative Commons y  el Safe Creative.

Si te has aventurado a leer este post imagino que será porque te interesa el tema de los derechos de autor y la propiedad intelectual, y entonces muy probablemente sabrás ya, que cualquier creador de una obra original artística o literaria, sea música, fotografías, esculturas, libros, guiones, páginas web tiene una serie de derechos morales y patrimoniales que nacen desde el mismo momento en que la obra original es creada. Sobre ello trate en este post, en lo concerniente al uso de fotos en la web 2.0

Hay toda una serie de normativa internacional y nacional creada para proteger estos derechos. En nuestro país la Ley de Propiedad Intelectual, es la base jurídica sobre la que demandar en vía civil y los artículos 270 y 271  del Código Penal tipifican los delitos que atentan contra la propiedad intelectual y que pueden acarrear condenas de hasta cuatro años de prisión.

Existen además las Entidades de Gestión Colectiva de los Derechos de Autor a los que la Ley atribuye amplias facultades y una especie de monopolio en esta industria de la cultura, ejemplos que a todos nos sonarán SGAE, CEDRO, DAMA. Son quienes se encargan de recaudar y repartir entre los autores adheridos a las mismas los ingresos generados por la explotación comercial de las obras.

foto by Michael Porter (libraryman)

foto by Michael Porter (libraryman)

Pero, ocurrió que Intenet llegó… y como en otros muchos sectores lo revolucionó y cambió todo. El propio funcionamiento y filosofía de la Web 2.0 está en compartir, enlazar, difundir, viralizar y las voces y movimientos que se alzaron frente a la visión clásica del copyright o todos los derechos reservados, acabaron cristalizando en el movimiento copyleft, defendiendo el compartir, reproducir, difundir y transformar una obra como una forma de garantizar el acceso universal al conocimiento, la educación y la cultura.

Existen distintos tipos de licencias copyleft, aunque todas tienen en común el hecho de que es el propio autor quien permite y decide poner su obra a disposición del público para que se pueda usar libremente, con una serie de requisitos. Pero de entre este tipo de licencias son las Creative Commons (CC) las más desarrolladas y difundidas, habiéndose licenciado bajo esta modalidad unos 400 millones de obras y estando presente en 70 jurisdicciones.

Se trata de una organización sin ánimo de lucro fundada en San Francisco en el año 2001 por Lawrence Lesig. En el año 2002 aparece la edición 1.0 de las licencias CC y ya están actualmente por la 4.0.

Características de las licencias Creative Commons.

1.- El autor nunca renuncia al reconocimiento de su autoría. Por tanto, siempre, sea cual sea el tipo de licencia CC de las seis combinaciones disponibles, habrá que citar al autor. Y por ello, éste podrá perseguir y accionar judicialmente frente al plagio exactamente igual que el autor que decidió proteger su obra bajo copyright.

2.- El autor permita o no permita el uso comercial de su creación siempre podrá explotarla comercialmente para sí mismo. Pero cuidado, si llega a algún tipo de acuerdo con un tercero de cesión en exclusiva de derechos de explotación, porque en este caso ya no podrá incluir un uso comercial en su licencia CC.

3.- Las Entidades de Gestión de Derechos de Autor no tienen nada que decir ni cobrar en el mundo copyleft, y por tanto Creative Commons. Los autores al decantarse por una licencia abierta están renunciando a la gestión de sus derechos por estas Entidades.

Y ahora, si eres un autor y has creado una obra puedes estar diciéndote, muy bien, ya sé cosas de las CC, me interesan, pero ¿cómo licencio mi obra bajo esta modalidad copyleft?

Pues bien, es muy fácil. Sólo tienes que acceder a la página web de Creative Commons. Org y en este enlace, verás cómo eres tú quien contestando unas sencillas preguntas eliges cómo quieres que se comparta y difunda tu obra.

Recuerda que siempre se te reconocerá la autoría pero luego puedes optar entre permitir adaptaciones o transformaciones de la obra (Obra Derivada) o no (Sin Obra Derivada), puedes permitir uso comercial o no y puedes exigir si permites obra derivada que ésta se comparta con el mismo tipo de licencia que tú lo hiciste (Compartir Igual).

Al ir optando entre unas y otras, simplemente contestando a las preguntas que te formulan en la página, verás el tipo de licencia CC que obtienes. Existen seis combinaciones posibles. Después en esa misma página te muestran el código HTML que puedes embeber en tu sitio web para obtener el distintivo con el tipo de licencia CC que pondrás generalmente en la columna lateral derecha o en el footer de la página.

Ya tengo mi obra bajo una de las creative commons y el Safe Creative, entonces, ¿qué es, para qué lo necesito?.

Pues nada tiene que ver las unas con el otro, pero se complementan. Puesto que como hemos visto unas son las licencias bajo las que ampararás tus obras diciéndole al mundo cómo y bajo que términos podrán compartir, difundir y usarla y el otro se trata de un Registro de la Propiedad Intelectual pero en versión 2.0. Es decir, antes de que llegara Internet y lo revolucionara todo, como hemos dicho, los derechos de autor se regían por el copyright y el Registro de la Propiedad Intelectual era, y es, un ente de naturaleza  administrativa que sirve para acreditar la autoría de una obra.

Pero con el auge de la cultura 2.0 y el movimiento copyleft y creative commons que hemos visto, surge la iniciativa, española por cierto, de crear un registro de propiedad intelectual online. De esta forma se puede tener una prueba de autoría frente a un procedimiento por plagio, con la diferencia frente al Registro tradicional, de que el certificado que emitirá Safe Creative se considera documento privado, y por tanto tiene un valor a efectos de prueba en juicio, digamos que de menor rango que el documento público que sería el certificado del Registro de toda la vida. Pero la rapidez y comodidad que ofrece este registro online está fuera de toda duda. Al punto de que tiene un sistema para que por medio de RSS se inscriban automáticamente los post que voy escribiendo en mi blog. Es importante reseñar que podemos inscribir obras eligiendo el tipo de licencia copyright o creative commons que consideremos oportunas, e incluso podemos tener inscrita una obra en el Registro de Propiedad Intelectual tradicional y a la vez en Safe Creative o Registro online. Os animo a consultar este enlace en el que encontraréis información detallada y precisa.