La televisión social: de shares y trends

La televisión social: de shares y trends

La Televisión Social: de shares y trends

Desde hace años se venían buscando sistemas y métodos para controlar la audiencia real de las cadenas y sus programas, también se buscó la interactividad del espectador con el televisor a través de los mandos a distancia, o los decodificadores. Se creaban anuncios interactivos que solicitaban una respuesta inmediata por parte del televidente, spots digitales que incluían un call to action, con el único fin de contabilizar y cuantificar la audiencia de otra forma que no fuese con los audímetros que nos ofrecían un pequeño espectro del que a través de estadísticas y deflactaciones se configuraba una audiencia potencial.

Quien iba a prever que aparecerían las redes sociales, y que lo hasta entonces era llevar el lenguaje de las cadenas al gran público, se convertiría en un camino inverso: trasladar las opiniones de la gente a las televisiones.

Y así empezó la interacción social, cuando los televidentes cogieron una segunda pantalla y empezaron a compartir lo que estaban viendo con sus amigos, a recomendar, a hacer valoraciones y comentarios y a participar activamente en chats de texto, de audio o videoconferencias, y así la televisión empezó a ser social, y los espectadores interactivos, al tiempo que las cadenas se adecuaban a los objetivos de sus usuarios, proporcionándoles a su vez servicios sociales e interactivos, que hicieran mas cercanas las relaciones entre las personas que están viendo un mismo contenido al mismo tiempo.

La ITV (Interactive Television) donde el telespectador pasa a ser un elemento activo capaz de escoger aquello que realmente le interesa y beneficiarse de nuevos servicios ofrecidos a través del televisor. La Televisión Social es un área I+D en continua generación de nuevos servicios, operadores de televisión y productores de contenido, que ya fue elegida en 2010 como una de las tecnologías emergentes mas importantes por la Revista Technology.

¿Pero cómo es ésta relación entre la televisión y las redes sociales? ¿compiten? ¿se necesitan? ¿se complementan? ¿que es la televisión social?

La evidencia de los datos: 4,5 millones de españoles tuitearon sobre emisiones de televisión durante 2013, no deja duda acerca de que la forma en que los usuarios consumen contenidos audiovisuales ha variado considerablemente.

El uso de una segunda pantalla mientras consumimos televisión se ha convertido ya en un hábito para un número creciente de espectadores. Según un estudio de Nielsen y Yahoo, nada menos que el 86% de los encuestados utiliza su tablet o smartphone al tiempo de ver la tele, de los cuales, el 40% lo hace para conectarse a redes sociales.

Y según tcanalysis, el 78% de los internautas visitamos webs de canales de televisión, vemos la televisión en directo por internet, o usamos internet para ver series o programas completos.

Definir e interpretar esta relación bidireccional entre la televisión y las redes sociales y determinar sus factores causa-efecto, es hoy en día un gran reto para cadenas y anunciantes, ya que esta mutación en la forma de ver la televisión los obliga tanto a replantear sus estrategias de programación como de publicidad.

Y aunque las observaciones de estos datos aún no aportan conclusiones para tomar decisiones, si podemos ir anotando las mas evidentes:

  • Twitter ha ganado la batalla y las compañías de televisión social están muertas o en fase terminal. Han sido los propios usuarios quienes han escogido Twitter espontáneamente como la segunda pantalla para “sintonizar” en directo. El ser una red pública y abierta, inmediata y conversacional, la ha convertido en lugar de referencia para hacer que la experiencia televisiva sea mas atractiva. El mejor foro para comentar los contenidos televisivos.
  • Facebook se utiliza mayormente para recomendar programas que ver, o comentarlos al día siguiente, pero no en el directo, ni durante la emisión de los mismos.
  • Las cifras han demostrado que el tiempo dedicado a medios digitales ha superado al promedio de horas que dedicamos a la televisión. El crecimiento de solicitudes de video bajo demanda, ha provocado el auge de plataformas y aplicaciones que ofrecen estos contenidos IPTV, o Televisión sobre el protocolo IP, desarrollado basándose en el video-streaming.
  • Tanto twitter como facebook están lanzando sus redes para convencer a marcas y empresas de que sus plataformas son las realmente sociales en lo que respecta a la televisión, al tiempo que establecen acuerdos con otras compañías, como el caso de Twitter con Kantar Media, que aportará a la plataforma nuevas métricas y análisis de audiencia mejorados. Aunque Twitter asegura que su objeto no es competir con la televisión sino buscar sinergias entre ambos medios.
  • Pero Facebook empujada por el éxito de su plataforma rival, no ha tenido mas remedio que buscar estrategias para ofrecer persuasivas vías de acceso al vídeo online, al crecimiento de cuyo consumo ha colaborado a través de acuerdos con compañías como Netflix, para aumentar la experiencia televisiva del usuario. Y ya ha comenzado a poner a disposición de las cadenas de televisión informes que revelan su capacidad de llegar a públicos objetivos y sus datos de audiencia. Recordad que Facebook ya emitió en directo un partido de fútbol inglés que nunca habría sido emitido por televisión y que fue seguido por mas de 200.000 fans.

¿Y en que ha afectado esto a las audiencias, al share, a los prime times, y a todos los factores que tanta relevancia tienen para los publicistas y las marcas que anuncian sus productos en ellos?

Porque no nos olvidemos en ningún momento que la publicidad es el único medio de monetizar la rentabilidad que necesita cualquier canal de comunicación y la única vía de incrementar sus beneficios. Y la publicidad basa su eficacia y sus costes en la audiencia de determinados programas y por ende de los canales que los emiten.

Si contamos que el share es el porcentaje de hogares o espectadores que están viendo un programa de televisión con respecto al total de espectadores que tienen encendido el televisor a esa misma hora, podríamos anticipar que si el share es alto, el programa es tendencia o está de moda, y por tanto seguido y comentado a través de internet y de las redes sociales. Pero esto no es así. Existe una clara divergencia entre TV y redes sociales.

Y lo podemos constatar en éste ejemplo: Ésta fue la audiencia (número de espectadores) y el share del pasado domingo 20 de Abril. En esta lista se incluyen los 25 espacios televisivos mas vistos durante ese día en abierto.Audiencias-Domingo-20-Abril.png

Sin embargo, las tendencias de Twitter, que nos muestran los datos extraídos de tuitele.tv, aportan referencias bien distintas.

El programa “Cuarto Milenio”, fue el tercer programa más social de ese día, el Top 3, y entre los 25 mas vistos ni siquiera aparece.

Audiencia-programas-sociales.png

 

Que con un hashtag nada simple, ni corto, ni fácil de recordar: #CuartoMilenioSantoGrial, alcanzó Trending Topic esa noche con 18779 tweets y 6883 usuarios únicos.

Trending-Topic.png

Y con esta muestra real de lo que acontece en las Redes Sociales y que no de la misma manera en televisión podemos concluir:

  1. La medición de la audiencia de la Televisión Social se basa en parámetros iniciales como los tuits emitidos o el numero de usuarios que tuitean. Esto es, en Twitter.
  2. La audiencia real no siempre se corresponde con la audiencia social, o lo que es lo mismo, los shares y los trends no tienen por qué tener ninguna relación ni directa ni indirecta.
  3. El ruido social que se genera en Twitter puede estar producido por un número pequeño de espectadores-usuarios “muy alborotador”, y a la contra, un programa de mucha audiencia en televisión puede generar muy poco ruido.
  4. Los usuarios de twitter aglutinan un amplio porcentaje de población juvenil, cuyos gustos y afinidades no se corresponden con otros perfiles de edad superior.
  5. El comportamiento de los usuarios en twitter puede producir y predecir el éxito o fracaso de un programa. Una emisión televisiva puede tener poca audiencia pero generar mucha conversación en twitter. Si el sentimiento de los tuits es positivo e incluso pueda llegar a alcanzar un trending topic, es muy probable que el programa acabe teniendo éxito.
  6. La audiencia de las redes sociales en relación a una emisión televisiva puede por tanto ser un indicador de tendencia, se pueden observar tipos de programas, presentadores, temáticas, etc. que habitualmente van a tener éxito social.
  7. Y por último, las menciones en twitter de un programa generan audiencia en su emisión y viceversa, por tanto la audiencia social contribuye a la audiencia televisiva y puede incrementar el share de los programas.

El próximo paso será que las marcas y los anunciantes se den cuenta de esto, y que adviertan que un buen share no hace tendencia, pero un trending en twitter sí puede llegar a generar una gran audiencia.

Y ahora vas… y lo tuiteas… 😛