Glosario para sobrevolar Twitter con éxito

Glosario para sobrevolar Twitter con éxito

Glosario para sobrevolar Twitter con éxito

Llegar a Twitter por primera vez sin dominar su glosario puede ser como sobrevolar una jungla con millones de usuarios trinando al unísono y no entender nada del concierto. Si quieres hacer una prueba rápida e impactante de cómo es la actividad en esta red en tiempo real te aconsejo echarle un vistazo a esta página. ¿A qué impresiona un poco tanta actividad? Pues en parte todos nos quedamos así de impresionados al observar la red del microblogging por primera vez. Así que tranquilo. Esa sensación de creerte incapaz de desenvolverte en Twitter la hemos tenido todos y por eso no hay que asustarse. Contar con un glosario para sobrevolar Twitter con éxito es cuestión de aprender unos pocos términos claves y así tu voz se integrará a la perfección junto al resto de usuarios.

La irrupción de Twitter ha supuesto la necesidad de crear nuevas palabras para nombrar tanto a la persona usuaria de Twitter como a la acción de escribir mensajes en la red. De esta forma tenemos que en español un tuitero es aquel que usa esta red, tuitear es el verbo que describe la acción y tuit es la frase o mensaje que se escribe. Por eso si tú quieres ser tuitero para escribir tus tuits y tuitear al mundo tus cosas, necesitas aprender tan solo unos cuantos términos para desenvolverte en la red por excelencia del microblogging.

La base de Twitter es compartir, comunicarse, clasificar la información y disfrutar. Aunque pueda parecer mentira todo esto se consigue a golpe de publicar frases con una limitación de 140 caracteres adaptadas al lenguaje específico de esta red social que cuenta con un glosario básico propio que te ayudará a sacarle todo el jugo a esas ‘pocas’ letras.

En Twitter necesitas tener un nombre de usuario que te distinga

Lo primero que debes saber para sobrevolar y sobrevivir con éxito en esta red es que cada usuario tiene un nombre exclusivo que lo distingue del resto y su composición siempre es la misma: el símbolo @ seguido del nombre elegido que no puede superar los 15 caracteres. Esa @ te otorgará a ti tu nombre en Twitter, te distinguirá y te ayudará a comunicarte con cualquier otro usuario con tan solo añadir a tus tuits su @nombredeusuario. Cada vez que lo hagas estarás haciendo una mención a ese tuitero, así conversarás con él o le harás llegar una información. Otra opción es usar las siglas CC (con copia) seguido del @nombredeusuario, pues es una forma correcta y común de asegurarse que a un usuario le llega una información similar a como se hace en el correo electrónico cuando se incluye una dirección con CC o CCO.

Cuando escribas un tuit si lo primero que pones es el @nombredeusuario sin dejar ningún espacio ni escribir nada antes, ese tuit tan solo aparecerá en el apartado de menciones de ese usuario y en el timeline de aquellos seguidores compartidos entre ambos. Si te interesa que la información que vas a compartir con ese usuario aparezca en el timeline de todos tus seguidores, basta con utilizar el truco de añadir un punto antes de la .@ aunque yo te recomiendo que inicies el tuit con alguna palabra y en medio de la frase menciones al usuario pero el uso del punto es lo más habitual. Si lo que quieres es comunicarte de forma privada con alguien existe lo que se conoce como mensaje directo MD o DM, pero tan solo lo podrás hacer con aquellas personas que te sigan aunque tú no las sigas a ellas.

La filosofía de Twitter es ser una red abierta a la interacción

Salvo que conviertas tu cuenta en privada y le pongas un candado para guardar la privacidad de tus tuits y que solo los lean los seguidores a los que tú autorizas a seguirte, Twitter se distingue por ser una red abierta con acceso libre a lo publicado. De esta forma cualquier persona del mundo, tenga o no cuenta en la red, pueda leer tus frases, es decir, si no tiene cuenta o la tiene pero no está logueado, podrá leer tus frases pero no interactuar con ellas y cualquiera que tenga cuenta en la red, sea seguidor tuyo o no, podrá leer todo cuanto escribes y darle un favorito, hacer un retuit o hacerte un comentario mediante una mención. Esto siempre lo tienes que tener presente pues como en cualquier otra red social una vez que se le das a enviar se pierde el control de lo publicado así que mucho ojo con lo que escribes, aplica siempre la máxima del sentido común.

Por todo lo anterior anota dos nuevas palabras básicas: los followers o seguidores y los following o seguidos. Cualquier persona que quiera estar continuamente informado de tus actualizaciones en Twitter se hará seguidor tuyo, asimismo cualquier cuenta cuya información te interese comenzarás a seguirla. No tiene que ser algo equilibrado ni automático. Cada cual sigue las cuentas que le interesan pero sí hay un término que se usa mucho: el Follow back que es la expresión utilizada para denominar la acción de comenzar a seguir a alguien que te ha seguido. Hay quien en su bio de Twitter menciona este término para dejar claro que ‘si le sigues te sigue’. Como en todo, cada cual es libre de entrar en esta dinámica o no, dependerá de si te importa tener un número abultado de seguidores por el mero hecho de hacer un canje de seguimiento, algo así como ‘yo te doy un clic si tú me das otro’.

La línea de tiempo de Twitter: donde los tuits desfilan para ti

Todas tus actualizaciones y las de aquellas personas a las que sigues aparecen en el timeline o línea de tiempo que es la página de inicio de tu cuenta en Twitter, la parte principal de esta red social. Allí podrás ver en tiempo real todo aquello que tus seguidos comparten en la red, sean sus propios tuits o todos aquellos retuits que hagan de otras cuentas aunque tú no las sigas. Esto sirve para que conozcas nuevas informaciones o cuentas que te pueden resultar interesantes. Una forma establecida de recomendar cuentas a otros usuarios es lo que se conoce como Follow Friday y que se realiza los viernes. Para hacerlo no tienes nada más que escribir #FF seguido del nombre o nombres de cuentas que quieras recomendar y todos tus seguidores lo verán. Si quieres conocer el origen de esta tradición tuitera y su evolución te recomiendo este post de Christian von Eitzen.

En Twitter existen dos acciones que sirven para interactuar con el contenido del resto de usuarios: los favoritos y los retuits. Los favoritos se distinguen por el símbolo de una estrella y es una forma de ‘marcar’ aquellos tuits que te interesan o te han gustado, una forma de ‘agradecer’ menciones o simplemente una forma cómoda de ‘archivar’ tuits para leer la información que comparten más tarde ya que todos tus favoritos aparecen en un apartado llamado del mismo modo al cual tus seguidores también tienen acceso. Los retuits son la forma de compartir la información publicada por otros usuarios en tu propia cuenta. Hay tres modos de hacerlo: un retuit automático usando el icono predispuesto por la red y así en tu cuenta aparece el tuit tal cual con el avatar del usuario que lo escribió, un retuit manual que es aquel que usa las siglas RT seguido del @nombredeusuario y el texto original y se publica bajo tu propio avatar (una forma de que aunque el tuit original sea borrado, permanezca en tu cuenta) y luego el retuit modificado que introduce algunos cambios en la frase original y se usa para ello las siglas MT seguido del @nombredeusuario y el texto modificado.

Twitter es una red en la que se comparte mucha información y para poder monitorizar más fácilmente los temas de conversación se usan las etiquetas o hashtags. Para ello basta con escribir el símbolo # seguido de la palabra o palabras formando una frase que se quieran destacar. De esta forma cualquier persona puede hacer búsquedas específicas y segmentadas en el buscador de la red. Su uso está muy indicado para clasificar la información y que los tuits tengan más visibilidad pero nunca hay que abusar, dos o tres etiquetas por frase máximo sería lo aconsejable.

La monitorización de esas etiquetas en un lugar geográfico concreto y durante un tiempo determinado es lo que ha dado pie a lo que se conoce como Trending Topics o TT, que no son más que las tendencias de los temas sobre los que más se está conversando/escribiendo en Twitter en ese momento y que cambian a lo largo del día.

Dominar este glosario puede parecer al principio complicado pero no lo es. Ten en cuenta que los pocos caracteres que permite esta red en cada frase implican la necesidad de buscar recursos consensuados que permitan expresar muchas cosas en poco espacio, así que despliega tu @ y a sobrevolar Twitter sin miedo porque la clave principal es que disfrutes comunicándote y siempre habrá al otro lado una @ que te ayudará a volar de un sitio a otro si entre tantas palabras tienes algún despiste. A modo de resumen aquí tienes una infografía con el glosario básico.

Infografia_Glosario_basico_Twitter__SocialMediaProject_by_Yolanda_Corral