Ejercer el derecho al olvido

Ejercer el derecho al olvido

Ejercer el derecho al olvido.

foto from free pick. Autor www.sxc.hu

foto from free pick.
Autor www.sxc.hu

El pasado 13 de mayo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea nos sorprendía con la Sentencia que resuelve la cuestión sobre el derecho al olvido en internet o lo que es lo mismo, la obligación  de los buscadores de intervenir activamente borrando o eliminando los enlaces a sitios web en los que se publique información y datos que atenten contra el derecho al honor, la intimidad o privacidad de las personas.

El asunto era controvertido porque Google defendía que al ser empresa Estadounidense no le afectaba la normativa europea de protección de datos y además, se amparaba en el derecho a la información y libertad de expresión, entendiendo que los datos que figurasen en los sitios a los que enlazaba habían sido publicados en virtud de dichos derechos. El abogado del Estado, una figura que en el ámbito del Tribunal Europeo, emite siempre un dictamen sobre el asunto, aunque no sea vinculante, mantuvo una posición favorable a las tesis de Google, por tanto la expectación era máxima.

Pero una vez resuelta la cuestión, y habiendo dictaminado el TJUE, que Google ha de someterse a las normas de privacidad europeas y que los datos de las personas físicas que sean obsoletos, inexactos, no pertinentes y que no tengan ninguna relevancia ni interés público y que dañen o atenten contra la fama o reputación de las mismas, deberán ser cancelados y no mostrados por los buscadores. En definitiva se reconoce el derecho de los ciudadanos a ejercitar contra Google o cualquier otro buscador el derecho de oposición y cancelación de sus datos personales. Son derechos reconocidos por nuestra Ley de Protección de Datos Personales y que se vienen ejercitando frente a empresas e instituciones, pero que en el caso de Google se chocaba contra el “todopoderoso gigante”, que durante muchos años, ha estado desafiando a las autoridades de protección de datos europeas. En definitiva, Europa le ha mandado un aviso para navegantes tanto a Google como a los USA, sobre que en el viejo continente no vale todo y que la privacidad y la intimidad de los ciudadanos serán, defendidas con rigor y determinación.

Pues bien, parece ser que Google ha entendido y está acatando el mensaje puesto que se ha puesto manos a la obra para facilitarnos a través de un formulario en línea la posibilidad de ejercer el derecho al olvido de una forma bastante sencilla.

No obstante, y a pesar de las 12.000 solicitudes que ha recibido en un solo día de ciudadanos de toda la Unión Europea, es necesario tener en cuenta que el borrado de datos no será automático ni en todo caso. Google ha nombrado un comité de expertos, entre los que se encuentra el ex director de la Agencia Española de Protección de Datos, que examinarán cada solicitud individualmente y valorarán cual es el interés preponderante,  si el del ciudadano que no quiere ver permanentemente en la red información sobre su persona que le perjudica, y sobre todo, carece de interés público o el interés general a que el derecho a la libertad de expresión y la libertad de información sean respetados y protegidos.

Porque ya se ha dejado claro que el derecho de información de los ciudadanos para poder acceder a datos y noticias de interés público, conociendo determinada información sobre estafas financieras, negligencias profesionales, condenas penales etc, será un claro límite al ejercicio de este derecho al olvido.

Por último, quisiera recordar y remarcar que este formulario que Google está implementando, aún siendo una muestra de buena voluntad, cuyo ejemplo deberá cundir entre todos los demás buscadores, no es más que un medio complementario, que no anula ni invalida el cauce legal que se ha venido siguiendo conforme a la Ley de Protección de Datos Personales. Por lo tanto, si ejercitamos frente a un buscador el derecho de oposición a que traten nuestros datos personales y el derecho de cancelación para que se produzca el borrado de los mismos, Google o el buscador que sea, tendrán un plazo de 10 días para responder y en caso de ignorarse nuestros derechos podremos presentar Reclamación frente a la Agencia Española de Protección de Datos, quien tomará las medidas oportunas.