E-mail marketing y el cumplimiento de la ley

E-mail marketing y el cumplimiento de la ley

E-mail marketing y el cumplimiento de la ley.

Todos los que se mueven por el mundo del social media y del marketing digital, afirman que el uso del correo electrónico sigue siendo uno de los métodos más efectivos y con mayor índice de conversiones para llevar a cabo campañas de publicidad. Pero, el mailing tiene sus secretos y reglas para evitar perder toda su potencialidad y acabar convirtiéndose en simple spam, además de infringir la legislación vigente.

autor: bluegraphic

autor: bluegraphic

En este post vamos a hacer un breve resumen del e-mail marketing y el cumplimiento de la ley.

Dejarme que comience comentando que tenemos dos leyes de referencia que aplican a esta materia; La Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) y la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI). La primera nos obliga a tener en cuenta que los datos que recabamos para poder hacer el envío de correos electrónicos, son de naturaleza personal y tenemos la obligación de comunicar a la Agencia Española de Protección de Datos, mediante un formulario que nos proporcionan en su propia web, que estamos creando ficheros o bases de datos. Además, tendremos que cumplir, otra serie de obligaciones, como el informar debidamente a cualquier usuario o cliente que nos proporcione sus datos, que estos van a ser guardados y tratados y además nos deberán indicar expresamente que aceptan que una de las finalidades será remitirles mails sobre productos y servicios relacionados con nuestra actividad. Es decir, hay que informarles de que guardaremos sus datos y para qué lo haremos. El cumplimiento de esta Ley y su Reglamento de desarrollo tiene la suficiente complejidad como para plantearnos pedir asesoramiento profesional al respecto. Será una inversión que podríamos agradecer muy mucho, puesto que las sanciones por incumplimiento son de una severidad y cuantía que no dejan indiferente.

Respecto a la LSSI podemos decir que nos afecta básicamente los artículos 19 a 22 en los que se desarrollan los requisitos que ha de cumplir cualquier comunicación comercial o promocional  por vía electrónica. Nos advierte la Ley que queda totalmente prohibido el envío de mails que no hayan sido expresamente solicitados o autorizados por el destinatario. Por lo tanto, aquí tendríamos que tener muy claro, el olvidarnos de la compra de bases de direcciones de correo, el confiar en empresas poco serias que nos hagan una campaña de mailing o el “buscarnos la vida por internet” para conseguir direcciones de correo electrónico a las que enviar nuestras ofertas y publicidad. ¡Eso es spam!.

Entonces, si quiero utilizar eficaz y legalmente la potente herramienta del email marketing, ¿qué tengo que hacer?

Pues bien, hay van los requisitos básicos que hay que cumplir para hacer las cosas bien, al menos desde el punto de vista legal.

  • Todo mail enviado deberá indicar claramente quien es el remitente, por tanto el anunciante.
  • Deberá incluir claramente el aviso “publicidad” o “publi”
  • Deberá remitirse únicamente a aquellas personas que formen parte de nuestra base de datos obtenidos legalmente, quiero decir con ello, aquellas direcciones de email que nos hayan facilitado voluntariamente sus destinatarios dentro de una relación comercial o profesional con ellos, porque les hayamos vendido un producto o un servicio con anterioridad. Pero, la oferta o promoción ha de ser de productos o servicios similares a los que en su día nos adquirieron. No sirve usar una base de datos que tengo de cuando me dedicaba a una actividad inmobiliaria para ahora que he puesto un negocio de venta de coches de segunda mano.

También, las direcciones de correo que nos hayan facilitado a través de cualquier suscripción, fichero, solicitud de información, participación en un concurso o campaña en Redes Sociales, descarga de material gratuito de nuestro sitio web etc, etc. Pero no olvidemos que debimos advertirles cuando nos facilitaron sus datos personales que los podríamos guardar y tratar con fines publicitarios y comerciales.

  • Deberá facilitarse, siempre, en el mismo mail comercial que se envíe una dirección de correo electrónico en la que de forma sencilla y gratuita se pueda proceder a dar de baja la suscripción, no volviendo a recibir ningún correo más por nuestra parte. Es importante, asegurarnos de que este sistema de baja funciona correctamente, porque si vuelve a recibir correos publicitarios o promocionales nuestros, podría enfadarse seriamente y acudir a denunciarnos a la AEPD y ahí, nos veríamos en serios problemas.

En conclusión, me atrevería a decir que en este caso el legislador ha puesto un poco de cordura en todo este asunto de las comunicaciones comerciales por vía electrónica, puesto que antes de que se tomaran este tipo de medidas, seguro que recordaréis que la bandeja de entrada de nuestras cuentas de correo era una pesadilla, con toda la basura o spam, que nos colapsaba y hacía perder mucho tiempo.

También para los anunciantes, las empresas y profesionales era menos efectivo, puesto que la mayor parte de las veces todo el esfuerzo en diseño y creatividad publicitaria acababa en la papelera y en correo no deseado. Por tanto, ahora el mundo del email marketing está pegando con fuerza y se posiciona como la principal herramienta de marketing online, por la efectividad de las campañas de ofertas y promociones segmentadas al público que de verdad las ha solicitado y tiene interés en recibirlas y leerlas. Me atrevería a decir que este sí es un caso en que el cumplimiento de la legalidad y los intereses de la economía digital han sabido entenderse y complementarse.