Cómo exprimir Facebook con cuatro ingredientes básicos

Cómo exprimir Facebook con cuatro ingredientes básicos

Cómo exprimir Facebook con cuatro ingredientes básicos

Seguro que tú, al igual que todo el mundo, quieres conocer la receta mágica para publicar en Facebook y que lluevan fans, likes, comentarios y demás. Pues voy a ser sincera: yo no la tengo. Pero en su defecto sí tengo cuatro ingredientes que te ayudarán a exprimir esta red social y que tus publicaciones mimadas no se pierdan en el olvido entre la maraña de cientos de miles de entradas diarias. Mis ingredientes son muy básicos, pero se deben cocinar a fuego lento y en la dosis indicada. ¿Qué todavía no sabes cuáles son? Saca la libreta y toma nota de ‘la receta Facebook’.

SocialMediaProject_ingredientes_Facebook

Composición de la entrada en Facebook

En primer lugar lo más básico es la composición. Si no sabes cómo se cocina una buena entrada en Facebook el resto de pasos de la receta peligra así que apunta porque es sencillo. La sopa de letras es divertida cuando estás aprendiendo a leer pero cada vez más estudios indican que la gente no lee online sino que escanea los contenidos así que la dosis perfecta de letritas en Facebook debería estar entre los 80 y los 250 caracteres; lo ideal serían los 150 caracteres, vamos poco más que un tuit.

¿Cómo tienes que juntar las letras? Bueno ahí está el estilo de cada cual pero mi recomendación es que las palabras de tu entrada aporten un mensaje directo, conciso, claro y con un toque desenfadado. Junto a esta sopa de letras no te olvides de servir un enlace que puede ser a una web, blog, red social o donde tú quieras y para ello haz una buena llamada a la acción para no desaprovechar la ocasión de dirigir a tu público hacia ese lugar que enriquezca su experiencia a la hora de consumir tu entrada.

Como todo plato cualquier entrada también entra por los ojos así que no te olvides nunca de aderezar tu publicación con una buena imagen o un vídeo. Mejor si usas tonos fuertes que contrasten con los colores corporativos de Facebook (blanco y azul) y en cuanto a tamaños servirlo en un plato de 400×400 píxeles estaría bien pero si la publicación es un plato estrella, es decir va a ser una entrada destacada, mucho mejor optar por un tamaño de 840×400. Eso sí, nunca olvides que todos los contenidos visuales deben ser amigables para los dispositivos móviles porque una gran parte de tu tráfico vendrá de allí.

Cuando esté compuesta y publicada no olvides que la entrada tiene vida propia y que si recibes comentarios de tu comunidad debes interactuar con ella pues aunque el plato esté servido la experiencia será más enriquecedora si les acompañas durante su consumo.

Tipo de contenido

Ya sabemos cómo componer una entrada, pero ¿qué tipo de ingredientes incluir en el menú completo? Pues para ello el segundo paso a tener en cuenta es el tipo de contenido. Hablar solo de ti resulta bastante aburrido, compartir contenido de otros se agradece, pero seguro que además tú puedes aportar algo propio, así que recuerda esta proporción para un contenido equilibrado: 50-25-25.

El 50% de tus entradas en Facebook tienen que aportar contenido de valor que le sirva a tu comunidad de usuarios o que le resuelva una duda o problema. El 25% debes destinarlo a promocionar tus productos o servicios o generar tráfico a esa web o punto de aterrizaje que te interese y el otro 25% debe ser ese contenido creativo y divertido cuyo principal objetivo sea conseguir el mayor número de interacciones que generen ruido social respecto a tu página.

Cantidad de publicaciones

Listo esto, toca encajar la cantidad. Como sucede cuando elaboras una comida siempre hay que ajustar el número perfecto de publicaciones: si pones poco puede que la gente se quede con hambre y si quiere algo más y no hay nada nuevo la próxima vez no se molestará en pensar a tu página; si pones mucho la gente puede empacharse de golpe y eso se asocia también a un mal recuerdo que no le hará volver a tu página por sobreabundancia. Encontrar el punto exacto es cuestión de probar la voracidad de tu público ofreciéndole más o menos, pero publicando entre tres o cuatro entradas diarias el menú estará equilibrado. Publicar este número de veces cada día en Facebook te asegurará tener una presencia activa, una visibilidad constante y mantener a tu audiencia con el punto de apetito exacto porque en Facebook como en la vida siempre menos es más, pues no por mucho publicar adquirirás más y mejor audiencia.

Horarios de publicación

Y para culminar con éxito una vez cocinada tu entrada lo que hay que mirar son los horarios. No es lo mismo publicar a una hora que a otra y aunque siempre hay alguien al otro lado a cualquier hora porque las redes sociales aplican el 24/7 ( veinticuatro horas al día, siete días a la semana) diversos estudios, incluido el realizado por Bit.ly, indican que una entrada tendrá más oportunidades de tener éxito y visibilidad a determinadas horas y en determinados días. Una buena hora para servir tu entrada principal sería entre la 1 y las 4 de la tarde porque el tráfico en la red social crece y baja entre las 8 de la tarde y las 8 de la mañana. Como todo tocará que pruebes a diferentes horas porque cada comunidad es un mundo. Los jueves y viernes el tráfico experimenta un repunte y no olvides que los fines de semana existen en la barra libre de las redes sociales así que no te descuides y cocina algo interesante para esos días porque las interacciones son mayores que durante los días laborables.

Estos cuatro ingredientes básicos lo son todo para lograr la receta perfecta a la hora de publicar con éxito en Facebook. Tú debes cogerlos todos, agitarlos probando variables, aplicarles mimo y tiempo y así llegará el toque mágico de la suerte y tus publicaciones alcanzarán a tu público. Y tú ¿cómo cocinas en Facebook? ¿tienes otras recetas que quieras compartir?