Cinco deseos (obvios) de cambio en redes sociales

Cinco deseos (obvios) de cambio en redes sociales

Cinco deseos (obvios) de cambio en las redes sociales

Estas fechas se prestan a hacer tanto balances de lo pasado como perspectivas y tendencias de lo futuro. Yo no voy a hacer ni lo uno ni lo otro, pero sí me gustaría dejar aquí una pequeña lista con cinco deseos (obvios) de cambio en redes sociales que me gustaría ven en breve.

1.- Me gustaría que todas las redes sociales siguieran el camino iniciado hace unos días por Instagram con su anuncio para hacer una purga de las decenas, miles e incluso me atrevería a decir, millones de cuentas falsas que inundan las redes sociales. Estas cuentas desde mi punto de vista solo sirven para dos cosas: para engordar las cifras que nos ofrecen cada una de las redes sociales sobre su crecimiento en su carrera por ser más que la red social de enfrente y para engordar el ego de aquellos que a estas alturas siguen creyendo que los marcadores de seguidores o fans son casilleros que cuanto más abultados mejor sin importar si tras esas cifras se esconden personas reales que leerán las publicaciones o con las que interactuar alguna vez o son bots que no sirven absolutamente para nada más que para dar una cifra irreal alcanzada a veces con la práctica nada ética y más absurda todavía de comprar seguidores falsos.

Estas personas se mueven por las redes sociales igual que por la calle, mirando en alto, por encima del hombro sin darse cuenta que la vida sucede a la altura de los ojos de los demás nunca por encima, porque cuanto más alto se mire la caída puede ser mayor. Purgas así dejarían tambaleando muchas cuentas que tienen por costumbre mirar en alto.

2.- Aspiro a que algún día las redes sociales se tomen en serio el tema de la violencia y la pornografía infantil y colaboren conjuntamente y con firmeza con las fuerzas de seguridad del estado para acabar con esta lacra. Ninguno podemos mirar para otro lado y todos sabemos que por las redes no solo circulan fotos de gatitos o mensajes de buena voluntad. Luchar contra esto debería ser una prioridad para las redes sociales pero es un tema en el desgraciadamente siguen dejando mucho que desear. En ocasiones, la desidia les coloca al lado del más fuerte haciendo más vulnerables a las víctimas de estas situaciones.

Infografía sobre una lista con cinco deseos de cambio en las redes sociales elaborada por Yolanda Corral para el blog Social Media Project

3.- Los cambios de algoritmo nos tienen a todos al borde de la arritmia. No hay día que no despertemos con nuevos cambios, nuevas actualizaciones, nuevas interfaces o avisos de ‘qué viene el coco’ y todo va a cambiar. Está claro que algunos cambios son necesarios, se requieren actualizaciones conforme surgen necesidades nuevas pero ¿es necesario que todas las redes sociales cambien a la carrera para introducir los mismos o cambios muy parecidos que la red que ha dado el primer paso? ¿es necesario que todas las redes se acaben pareciendo tanto? ¿es necesario que Google+ se faceboquee o que Twitter se pinee o que Facebook quiera ser youtuber? Sinceramente, no lo creo.

Eso sin hablar por el afán que tiene Facebook, la red de redes, y a la que le seguirán todas las demás, de que el alcance orgánico baje, baje y siga bajando si no se pasa por caja, algo que a las grandes y medianas empresas no les afecta tantísimo cuando tienen algo de presupuesto para gastar en publicidad y promocionar sus publicaciones, pero que las pequeñas, pequeñísimas empresas no se lo pueden permitir. Éstas ya no luchan desenfundando el arma de su creatividad por hacer destacar sus publicaciones, ahora la lucha es contra unas arañitas que intencionadamente colocan las publicaciones lo más escondidas posible para que no las lea prácticamente nadie salvo que vengan acompañadas de moneditas que engorden la caja de la respectiva red social. De redes sociales a negocios sociales y tiro porque me toca. Si ya no les producen suficientes beneficios nuestros datos vendidos a terceros, ahora la ingente cantidad publicitaria amenaza con convertir las redes sociales en un corto plazo en meros muros de comunicación publicitarios.

4.- Basta ya de la mala práctica de enviar mensajes automáticos con cada nuevo seguidor con el link de una fanpage, el perfil de LinkedIn o el último curso que ofertan. No veo el día en el que la gente se dé cuenta que sus seguidores o fans son lo suficientemente inteligentes como para localizarles en otras redes sociales si es que tienen interés. Más que un mensaje de bienvenida o agradecimiento es una invitación directa a hacer clic sobre el botón para dejar de seguir. Quien tenga interés ya te buscará. Ésta y otras muchas malas prácticas las tratamos este artículo que te invito a repasar.

5.- Dejar de ver huevos o muñequitos azules porque es totalmente antisocial. Si una persona abre un perfil en una red social, qué menos que personalizar mínimamente su perfil. No es tan complicado el paso a paso para actualizarlo, pero muchos no lo hacen y generan una gran desconfianza para el resto de usuarios. No dedicar un par de minutos en personalizar la imagen o ni siquiera introducir ni un solo carácter en el apartado destinado a la descripción es un signo evidente de lo poco ‘social’ que es ese perfil.

Solo son cinco deseos (obvios) aunque la lista podía ser más larga tan larga como larga es la lista de redes sociales. Solo son cinco deseos que supondrían un cambio en redes sociales a mejor o cuanto menos las harían mucho más sociales que al fin y al cabo es de lo que se trata.