Biblioteca de audio de YouTube: marca el ritmo de tus vídeos

Biblioteca de audio de YouTube: marca el ritmo de tus vídeos

Biblioteca de audio de YouTube: marca el ritmo de tus vídeos

Cierra los ojos, piensa en un vídeo que te guste mucho. ¿Lo tienes? ¿lo estás visualizando? Pues ahora intenta borrar o bloquear el sonido de ese vídeo que estás recordando. ¿A qué no parece el mismo? Claro que no, la ambientación sonora de un vídeo el 99% de las veces es la clave para que un vídeo cause unas sensaciones y cuando hablo de ambientación estoy pensando en el audio ambiente recogido durante la grabación del mismo, en efectos sonoros, música o incluso silencio, porque el silencio prácticamente siempre encierra un significado muy potente y ciertos vídeos juegan con esta llave creativa. Hoy quiero ayudarte a ponerle ritmo a tus vídeos con música y para ello me voy a centrar en las múltiples facilidades que encierra la biblioteca de audio gratuita de YouTube perfectamente integrada además con su editor de vídeos.

Hace unos meses YouTube decidió abrir una biblioteca de audio libre de derechos con el único fin de facilitar a los creadores de vídeos el contar con creaciones musicales libres que no siempre son fáciles de encontrar. En la red existen varios bancos de sonido con música libre de derechos de autor, con licencias Creative Commons o que ofrecen servicios freemiun, como por ejemplo: Banco de imágenes y sonidos del INTEFJamendo,  Free music projects, Dig Mixter, Freesound o Royalty free pianos, entre otros muchos.

Frente a todos estos bancos de sonido ¿qué ofrece diferente la biblioteca de audio de YouTube? Pues que su listado contiene solo canciones libres totalmente de derechos de autor, que está totalmente clasificado por género, estilo, instrumento o duración, que permite la descarga en formato MP3 y que su uso libre está permitido tanto para creaciones audiovisuales que se vayan a subir a la plataforma como para cualquier otro uso que se quiera dar siempre que sea para editar creaciones en las que tú seas el autor. Todo esto facilita mucho el estar buscando dentro del resto de banco de sonidos si una canción es cierto que tiene licencia libre de derechos al 100% o hay que reconocer su autoría o tiene limitaciones para uso comercial o hay que pagar algo por su descarga. Las canciones que ofrece YouTube se pueden usar incluso en los vídeos que estén sometidos a monetización con lo cual la comercialización de los vídeos que la contengan está permitida, algo que en otras plataformas o bancos queda limitado a veces para un uso con un fin educativo o personal de la música.

Acceso a la biblioteca de audio de YouTube y sus menús

Para acceder a la biblioteca de audio tienes que abrir tu canal de YouTube, entrar en el menú ‘Gestor de vídeos’ que figura en el panel de la parte superior y entonces a la izquierda de tu pantalla se abrirá un panel con las diferentes opciones. La biblioteca se encuentra en el apartado herramientas de creación junto con el editor de vídeo que ya estuvimos exprimiendo en otro artículo de SocialMediaProject.

Presenta un diseño muy minimalista y sencillo. Está dividido en categorías para facilitar al máximo la búsqueda de su contenido: destacadas, género, estilo, instrumento, duración, favoritos y un buscador interno para una búsqueda mucho más directa.

La categoría que se abre por defecto al acceder a la biblioteca de audio de YouTube es la de ‘Destacadas’, aquí encontramos las pistas más populares entre la comunidad de usuarios de YouTube ofreciendo toda la información sobre la canción de un solo vistazo: nombre de la canción, duración, autor, género/estilo, el nivel de popularidad, un icono para facilitar la descarga directa de la canción en formato MP3 y un icono para importar esa pista a tu propia carpeta de favoritos, facilitando de ese modo que tengas archivadas aquellas canciones que más te gustan. Como es lógico, cada una de las canciones permite su escucha en línea para que puedas valorar si es la que mejor se ajusta a tus necesidades.

#SMProject_Biblioteca_audio_YouTube

 

Más canciones disponibles en el editor de vídeos de YouTube

La biblioteca de audio YouTube no ofrece de momento un catálogo muy extenso pero hay una variedad de estilos suficiente para comenzar a ponerle ritmo a tus vídeos. En ella encontrará, de momento, más de cien canciones libres de derechos de uso pero además al estar perfectamente integrada al propio editor de imágenes de YouTube todas estas pistas aparecen en el menú audio del editor para que puedas utilizarlas con la única diferencia que dentro del editor de vídeos, YouTube ofrece un listado muchísimo más amplio de canciones.

¿Por qué ocurre esto? Pues porque la biblioteca de audio está diseñada para facilitar la búsqueda de canciones libres de derechos de todo tipo pero YouTube también quiere ayudar a los creadores de música a difundir sus trabajos. Por ello el menú de audio del editor de imágenes ofrece junto a las pistas libres de derechos otras canciones en las que el autor se reserva la posibilidad de mostrar anuncios en tus vídeos si usas su música. Digamos que es una forma de compensar económicamente a los autores mediante la publicidad a cambio de que faciliten a YouTube un catálogo más amplio de canciones para uso libre.

En todo caso es muy sencillo identificar qué canciones están libres de derechos de autor y cuales tiene reservada esta opción. Todas las pistas libres aparecen en primer lugar y tras ellas todo el catálogo de canciones con la reserva de insertar anuncios marcadas todas estas por un icono entre el nombre de la canción y el autor, tal y como se puede observar en la imagen. En todo caso si utilizas en alguno de tus vídeos una de estas pistas automáticamente YouTube se encarga de hacer el reconocimiento de autoría sin que debas preocuparte de insertarlo en tus vídeos al igual que ocurre con su catálogo disponible de vídeos con licencia creative commons.

#SMProject_pistas_audio_YouTube

Ahora que conoces un poco más a fondo las posibilidades que ofrece YouTube con este catálogo de música libre seguro que te resulta más fácil ponerle ritmo a tus próximos vídeos sin que la búsqueda de una música adecuada suponga un quebradero de cabeza o un ‘rascarse el bolsillo’ para pagar los derechos de autor.